Beneficios de la cosmética natural

¿Sabes lo qué es la cosmética natural? ¿Conoces los beneficios de esta? Lee esta entrada y entenderás por qué deberías empezar a usar y entender más este tipo de cosmética.


La cosmética natural, con el paso de los años, se está convirtiendo en una alternativa y tendencia que adquiere cada vez más importancia tanto en los clientes como en los propios profesionales de la cosmética. Esto se debe, principalmente, a los múltiples beneficios de la cosmética natural respecto a la cosmética tradicional. Algunos de los beneficios de la cosmética natural son los siguientes:

Beneficios de la cosmética natural

  • La cosmética natural utiliza ingredientes naturales y no artificiales para elaborar sus productos. Este requisito es indispensable y solo aquellos productos con una procedencia vegetal de al menos 95% podrán catalogarse dentro de la cosmética natural.
  • La cosmética natural es mucho más saludable que la cosmética tradicional. El uso de productos de origen vegetal tiene una asimilación mucho mayor en nuestro cuerpo, con el resultado de que el cuerpo tolere mejor sus materiales.
  • El uso de la cosmética natural es muy recomendable para aquellas personas que sufran de sensibilidad, irritaciones o alergias a determinados productos químicos en su piel.
  • Los activos naturales presentes en los productos de la cosmética natural potencian los efectos beneficiosos para la salud.
  • La cosmética natural es totalmente adecuada para compaginar con la nueva ideología del consumidor que busca librarse de los procesos químicos y artificiales de las empresas para centrarse en nueva vida más natural.

De esta forma, se puede entender a la cosmética natural como un medio que vuelve a los valores tradicionales de antaño donde se empleaban estos recursos naturales para la medicina, cosmética, nutrición…

cosmética naturalHistoria de la cosmética natural

La cosmética natural no es nada nuevo. Antaño, los recursos naturales se usaban para elaborar diferentes tipos de productos de cosmética como perfumes, inciensos, lociones… Este hábito se extendía por todo el mundo, sin embargo, en los países del este asiático es donde más se extendió su uso.

Países como China, Japón, India… utilizaban los recursos naturales de las zonas donde habitaban y fueron los principales países en desarrollar la cosmética natural. Las flores y plantas eran algunos de los recursos más utilizados. En los siglos posteriores, la cosmética natural se extendió hasta Europa, donde fue muy valorado por la ciudadanía y se empezaron a crear los primeros oficios de perfumistas.